lunes, 16 de marzo de 2009

INICIA EL DIPLOMADO EL 10 AGOSTO 2010

Objetivo General

El Diplomado de “Terapéutica en Autismo” tiene como objetivo fundamental, formar profesionales en el campo de la educación y la salud, con un amplio y sólido sustento teórico práctico, para la intervención psicoeducacional y terapéutica de las personas con autismo y sus familiares.

Fundamentación

La Clínica Mexicana de Autismo y Alteraciones del Desarrollo S.A. junto con el Departamento de Psicología del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud “Unidad Santo Tomas” del IPN proponen este Diplomado debido a la carencia de Instituciones Públicas y Privadas para el tratamiento del autismo en nuestro país. En México tanto la discapacidad como las necesidades educativas especiales son un problema que afecta a una gran parte de la población, repercutiendo en las familias y la vida social, con franco deterioro en la calidad de vida de quienes la padecen como en la dinámica familiar con una sobrecarga económico-social.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en nuestro país, el 2.3% de la población, equivalente a 2, 300,000 mexicanos sufren de alguna discapacidad severa permanente. (2005)

En el caso del Autismo se presenta en un niño por cada mil niños normales, lo cuál en nuestro país de una población infantil de 37 millones de niños entre 1 a 10 años, estimaríamos en un cálculo aproximado 37 mil niños con autismo, con la problemática de sólo existir contadas Instituciones particulares especializadas en Autismo y una limitación e ineficiencia en el sector público para su atención, solo 200 casos son atendidos en el Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro y aproximadamente 2000 casos en Centros de Atención Múltiple de la Secretarías de Salud y Educación Publica respectivamente. (Marcín C., Clima 2005)

Prospectiva de las Necesidades

Con este diplomado CLIMA A. C. y el CICS-UST del IPN valoran la importancia estratégica de un programa fecundo en recursos metodológicos, para el ejercicio de una práctica especializada, muy necesaria para poder dar respuesta a un sector de la población cuyas características insólitas, las hace necesitar de maestros especialistas en lo extraordinario y no solo en educación especial. Además de se está construyendo una línea de investigación a través de un proyecto de autismo avalado por la Universidad de Tours- Francia y el CICS-UST en el área de psicología. El número de proyecto con el que se está trabajando es el 20081029 del IPN.

El programa de diplomado en Terapéutica del Autismo descrito en la página http://diplomado-autismo.wetpaint.com/ proporciona a los maestros, personal de educación especial, psicólogos, y pedagogos mayores recursos conceptuales y metodológicos para planificar y aplicar las estrategias psicoeducacionales que las personas con autismo requieren para su integración y habilitación social, instrumento idóneo de actualización científica y tecnológica.

EL AUTISMO

“El autismo es un síndrome que afecta la comunicación y las relaciones sociales y afectivas del individuo”. Etimológicamente, el término autismo proviene de la palabra griega eaftismos, cuyo significado es "encerrado en uno mismo". Los síntomas de autismo usualmente aparecen durante los primeros tres años de la niñez y continúan a través de toda la vida. Kanner en 1943 describió el autismo como un desorden fundamental que consiste: “en la ineptitud de éstos niños a establecer relaciones normales con las personas desde el principio de su vida” (Ferrari P., 1999). De acuerdo con el DSM-IV (MANUAL DIAGNÓSTICO Y ESTADÍSTICO DE LOS TRASTORNOS MENTALES) el autismo presenta una sintomatología primordial que consiste en una falta de respuesta ante los demás, deterioro importante de las habilidades de comunicación y respuestas raras o extrañas a diferentes aspectos del medio ambiente así como déficits graves en el desarrollo del lenguaje.

Si la población que sufre de algún nivel de discapacidad entre ellos el autismo, no es atendida adecuadamente en el área de salud y educación, se generarán desajustes psicosociales, problemas de desintegración familiar y desempleo.

Es por ello que es necesario apoyarse en el plan Nacional de Desarrollo 2007 – 2012 que conceptualiza al desarrollo social en su propósito, como proceso que “…consiste en crear una atmósfera en que todos puedan aumentar su capacidad y las capacidades puedan ampliarse para las generaciones presentes y futuras…significa asegurar para los mexicanos de hoy la satisfacción de sus necesidades fundamentales como la educación, la salud, la alimentación, la vivienda y la protección de sus derechos humanos.” Congruente con esta definición y la visión del proyecto de Nación, se plantea la estrategia integral de política pública que sostiene; “Garantizar la igualdad de oportunidades requiere que los individuos puedan contar con capacidades plenas. Es preciso lograr condiciones de salud básicas para que exista una verdadera calidad de vida.”

Así mismo, gracias a la Ley General de Salud 2007, se fomentará y apoyará “El desarrollo de actividades educativas, socioculturales que contribuyan a la salud mental preferentemente de la infancia y de la juventud…” (Art. 73, fracción I, Capitulo VII Salud mental), de manera que se deberá “Promover actividades tendientes a la formación, capacitación y actualización de recursos humanos que se requieran para la satisfacción de las necesidades del país en materia de salud mental” (Art. 90, fracción I, Capitulo III Formación, capacitación y actualización del personal). El mejoramiento profesional es el medio importante para alcanzar los fines propuestos en el Plan del Desarrollo Nacional.

Apoyándonos entonces en la Clasificación de Tipo de Discapacidades INEGI (2005), en el Subgrupo 320 Discapacidades conductuales y otras mentales, “En este subgrupo están comprendidas las discapacidades de moderadas a severas que se manifiestan en el comportamiento o manera de conducirse de las personas, tanto en las actividades de la vida diaria como en su relación con otros…como el autismo cuya característica es la incapacidad para relacionarse con los otros…” Así mismo, el índice de morbilidad infantil tiende a incrementarse sensiblemente en la población infantil, según los datos de consulta atendida en el Sistema Nacional de Salud. En un inicio en lo que a educación se refiere, las personas con autismo han sido considerados por su complejidad multisintomática y dificultad diagnóstica y educativa un reto para los sistemas de educación especial. El autismo es un síndrome de causas aún no completamente conocidas, que como espectro es de una dimensión muy amplia que implica varios niveles y dimensiones alteradas. Bajo la perspectiva internacional requiere de una enseñanza estructurada, muy cuidadosa, al principio de atención individual personalizada, para posteriormente ser atendidos en pequeños grupos y finalmente un 30% de esta población acceder a la integración educativa en el ámbito de escuelas regulares. Lo anterior nos señala áreas de impedimento y limitación para que en nuestro país se dé una atención de calidad.